NUESTRA EMPRESA

En los años 40 del pasado siglo XX, la dirección de la empresa es asumida por los sucesores de Don Joaquín Costa. La expansión continúa y se actualizan los activos de la compañía, incorporando maquinaria revolucionaria que cambiará la forma de trabajar de la época, formando una de las primeras flotas de distribución de España.

 

El 24 de marzo de 1956, Sal Costa es registrada por primera vez como marca comercial, ya que hasta entonces la sal se había comercializado como marca La Paloma. Transferir toda la percepción que el consumidor tenía de la marca anterior a la nueva marca Sal Costa fue un trabajo arduo y difícil, llevado a término con éxito gracias a la visión de marketing de la empresa.

 

El 2 de mayo de 1968 se constituye la definitiva SAL COSTA, S.A., precedida por “Hijos de Joaquín Costa, Sociedad Regular Colectiva”. Con la constitución en Sociedad Anónima, Sal Costa adquiere un empuje nuevo e innovador, que es la base de la actual compañía. Así, en 1973, es aprobada por la Oficina Española de Patentes y Marcas la marca Sal Costa, y en 1982 se registra el característico envase de rayas verticales, comercializado desde 1960 y que estuvo presente en el mercado hasta finales del año 2009.

 

En Sal Costa seguimos innovando y exigiéndonos más cada día. En nuestro laboratorio se realizan más de 18.000 análisis al año para ofrecer a nuestros consumidores productos de mayor calidad, esperando satisfacer las expectativas del consumidor.